Bombardeos de Israel sobre la población civil de la Franja de Gaza. (Foto: Mohammed Saber / European Pressphoto Agency)

Lo usual y lo inédito en el nuevo ataque a Gaza

De nuevo la muerte se cierne en la Franja de Gaza tras ataques aéreos israelíes luego de una escalada de provocaciones y fricciones que hacen cada vez más complejo el escenario geopolítico en Asia Occidental. Esta vez hay elementos sin precedentes.

Eventos previos: Israel se ha visto alentado luego de los acuerdos de Abraham en los que restableció vínculos con Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Omán y Sudán.

  • El principal movimiento de la Autoridad Palestina, Al Fatah, que controla la Cisjordania ocupada y es dirigido por el presidente Mahmud Abbas, pospuso las elecciones con excusas que el movimiento Hamás consideró fútiles.
  • Se dice que el servicio militar y de seguridad interna de Israel, Shin Bet, temía que Hamás tuviera muchas posibilidades de ganar y aumentar su influencia sobre Cisjordania, por lo que convencieron a Abbas.
  • Las tensiones aumentaron con un escalamiento de medidas policiales como barricadas en la plaza de la Puerta de Damasco y de ataques aislados de cometas y globos incendiarios por parte de Hamás en pleno mes sagrado del Ramadán, sobre todo en la Jerusalén oriental palestina.

El detonante: Las barricadas dificultaron la entrada para rezar en la mezquita de Al Aqsa y su complejo, a lo que los jóvenes palestinos respondieron con petardos y se enfrentaron a la policía, que, a su vez realizó redadas en el interior de la mezquita y atacó a los fieles.

La policía permitió una manifestación anual de ultranacionalistas y colonos israelíes que marchan por el barrio musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén llamada “la danza de las banderas” en medio de la tensión.

Hamás y el movimiento de la Yihad Islámica dieron el lunes por la noche un ultimátum a la policía israelí para que abandonara el complejo de Al Aqsa, petición que no fue atendida por Israel. Hamas lanzó 7 cohetes en dirección a Jerusalén y sus alrededores rurales.

De nuevo la guerra: El teniente general Aviv Kochavi ordenó al ejército ocupante bombardear Gaza y, en 24 horas de ataques sionistas contra la franja asediada, decenas de edificios han sido destruidos, palestinos asesinados y heridos. Mientras tanto, dos mujeres israelíes murieron y sus casas resultaron dañadas por el lanzamiento de 300 cohetes desde Gaza.

Ambos grupos armados de la resistencia palestina inundaron de cohetes los sistemas de interceptación israelíes con decenas de cohetes y misiles, logrando impactos directos sin precedentes que rompieron el sistema Cúpula de Hierro tanto en ciudades israelíes como Ashkelon y Ashdod como en comunidades rurales del sur. También Ra’nana, a 100 km más allá de Tel Aviv y de camino a Haifa.

Pequeños grupos de ciudadanos palestinos de Israel en ciudades mixtas judeo-palestinas, como Jaffa, Haifa, Ramlah y Lod se han manifestado en solidaridad con Gaza.

Por qué es importante: Tras el asesinato del comandante de la Fuerza Quds, Qasem Soleimani, ha habido una reconfiguración del llamado Eje de la Resistencia que ha logrado cierta unificación en torno a Palestina como centro de gravitación (Al Quds es la tercera mezquita más importante). Ello ha estado acompañado de pasos cualitativos en cuanto a logística, inteligencia y tácticas de combate que han convertido a la respuesta actual en un evento no menor.

Como en los anteriores asaltos, Egipto, Qatar y Turquía tratarán de negociar un alto al fuego, pero expertos en seguridad advierten que, de seguir así en las próximas horas, la situación pudiera descontrolarse.

Medios resaltaron gran sorpresa entre los niveles políticos y de seguridad israelíes debido a que el ejército de ocupación ha perdido capacidad de respuesta. Por su parte, Netanyahu, tras cuatro elecciones indecisas y juzgado por corrupción, alienta el caos en el momento en que había altas posibilidades de que tuviera que renunciar y ser sustituido por una coalición de centro-derecha e izquierda, con el apoyo de Raam, el movimiento islámico palestino.

ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.