Luis Almagro, principal articulador de la agenda de cambio de régimen continental de EE.UU. . (Foto: Salul Loeb / AFP)

¿Habrá justicia respecto al golpe de Estado en Bolivia?

Aparecen elementos nuevos en la trama del golpe de Estado que interrumpió los comicios presidenciales de octubre de 2019, en los que Evo Morales, aspirante a la reelección, se impuso en primera vuelta.

En ese entonces el Gobierno pidió a la OEA una auditoría a las elecciones y esta emitió un informe señalando que detectó irregularidades “muy graves” como “una clara manipulación” en la transmisión de datos. Señala que “El equipo auditor no puede validar los resultados (..), por lo que se recomienda otro proceso electoral”.
Morales se vio obligado a renunciar debido tanto a protestas violentas que buscaban enfrentamientos y muertes como a las amenazas veladas de miembros del Alto Mando Militar y la policía.

Almagro al banquillo: Ex funcionarios electorales están evaluando denunciar al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y al equipo de auditoría electoral que intervino, ante el Tribunal de La Haya por complicidad con crímenes de lesa humanidad.

Voceros del actual gobierno afirman que aquel informe de la OEA, que se dio a conocer tres días antes del plazo estipulado y de manera pública, cuando lo que se estila es que sea el Ejecutivo quien primero lo evalúe, podría ser caracterizado como el detonante del golpe y de las posteriores masacres.

La fiscalía boliviana difundió un estudio técnico de la Universidad de Salamanca, que concluyó que “Se ha demostrado la inexistencia de manipulación en los datos que prueben una actuación dolosa que hubiera incidido en los resultados del proceso electoral de octubre del 2019”.

La Cámara de Representantes de EE.UU. incorporará en su presupuesto del 2022 la propuesta para investigar el rol que desempeñó la OEA en las “elecciones anuladas y la crisis de derechos humanos”.

Macri investigado: El gobierno de Macri apoyó políticamente al golpe de Estado contra Evo Morales, reconoció en cuestión de horas a la presidenta de facto Jeanine Áñez y calló respecto a las masacres consumadas por la usurpadora.

En pleno proceso de golpe, un avión de la Fuerza Aérea Argentina trasladó personal de Gendarmería pertrechado con armas a La Paz, supuestamente para proteger la embajada nacional y la residencia del embajador.

Una parte de los pertrechos enviados a Bolivia por el entonces presidente argentino, Mauricio Macri, y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, fueron utilizados por la Fuerza Aérea Boliviana para reprimir protestas en Cochabamba y La Paz luego del golpe, otra fue encontrada en los depósitos de la Policía Nacional de Bolivia.

Según funcionarios del Ministerio de Justicia boliviano, en los informes de las autopsias efectuadas sobre los cuerpos de varios de los 22 acribillados tanto el 15 noviembre de 2019, en Sacaba, como el 19 de ese mismo mes, en Senkata, existen evidencias de la presencia de perdigones idénticos a los encontrados en los mencionados depósitos.

Afirma el diario Página 12 que viajaron gendarmes del Grupo Alacrán con experticia bélica, pero no capacitado para acciones antidisturbios, según informa el ministerio de Seguridad. Las armas no volvieron nunca a Argentina, Los Alacranes declararon haberlas gastado en entrenamientos.

Por qué es importante: Hacerse de las grandes reservas naturales de hidrocarburos y litio es estratégico para las corporaciones estadounidenses y europeas, más cuando este metal sería clave ante el auge de las “energías alternativas”, escenario en el que se estima que su demanda en 2040 podría ser 50 veces superior a la actual.

Pareciera complejo el logro de condenas a las decisiones tomadas por Macri, Almagro y Lenín Moreno; sin embargo, es importante que se divulgue con detalle sus acciones en una región donde toca aprender sobre las nuevas tácticas de cambio de régimen.

ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.