Guillermo Lasso en medio de la campaña electoral en Ecuador. (Foto: Reuters)

Ecuador: ¿Por qué ganó Guillermo Lasso?

Este domingo 11 de abril, se llevó a cabo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador, en la cual resultó vencedor el banquero de la coalición CREO-PSC Guillermo Lasso con el 52,49% de los votos, frente al candidato progresista de la alianza UNES Andrés Arauz, quien obtuvo el 47,51%.

Tensiones: La parte final de la contienda electoral estuvo marcada por un clima de tensión derivado de la transmisión de encuestas a boca de urna que reflejaban diversos escenarios, desde un empate técnico, una victoria por la mínima de Arauz o una ventaja sólida del candidato Lasso en apariencia irreversible. Al tiempo el escrutinio del Consejo Nacional Electoral (CNE) dictaminó los resultados finales y el intento de reforzar el ambiente de polarización fue disipado.

Desventajas: La campaña de Andrés Arauz, aunque tuvo un desempeñó notable en la primera vuelta que parecía garantizarle su entrada a Carondelet, entró al juego electoral en un tablero que estaba inclinado desde el principio. Muestra de ello fue la elección de Diana Atamaint (de la organización indígena Conaie) como presidenta del CNE en 2018, cargo alcanzado mediante el apoyo frontal de los partidos que apoyaron la candidatura de Lasso. Enrique Pita, por su parte, fue elegido vicepresidente con el respaldo de CREO.

Discursos: Arauz aceptó la derrota calificándola como un “traspiés” e invitó a sus seguidores a reforzar la alianza construida en el último año y medio con base al saldo político-electoral alcanzado este domingo. “Hemos llamado a superar el odio, es la hora de la democracia, de acabar con la persecución política. Señor Lasso le invito a que se respete el estado de derecho, no queremos que se siga encarcelado por su forma de pensar, por lo que apelamos a gestos de humanidad, a respetar la humanidad del otro”, agregó Arauz.

Otra acera: Lasso comenzó a recibir felicitaciones de algunos mandatarios latinoamericanos una vez confirmada su victoria. No faltaron los elogios provenientes de la derecha clásica del continente, que aprovechó el momento para reflotar su cacería ideológica contra Venezuela. En esta línea, Lasso retuiteó un mensaje del exdiputado venezolano Juan Guaidó para remarcar el campo de intereses donde se ubicará el nuevo gobierno: del lado de EE.UU. y sus directrices geopolíticas de transformar la “cuestión venezolana” en un asunto hemisférico de primer orden.

La clave: Las elecciones presidenciales en Ecuador y su resultado final no pueden verse como una contienda tradicional donde operaron las reglas del estado de derecho y las garantías mínimas para un desempeño equilibrado. Antes y después de la primera vuelta, las trabas psuedoinstitucionales del CNE, la interferencia abusiva de la OEA y todo un andamiaje de medios que estuvo volcado hacia la opción de Lasso constituyeron maniobras de fuerza para inclinar la balanza.

Factor fundamental: Casi un 17% de votos nulos fueron clave en el resulto final. Yaku Pérez, líder del movimiento Pachakutik, derrotado en primera vuelta, mandó a sus seguidores a votar nulo, una forma de incidir en contra de Arauz dividiendo el voto indígena y beneficiando el voto duro de Lasso, pero salvando las apariencias, ya que cuestionó el conteo de los resultados que lo sacaron de la disputa hace meses.

Por qué es importante: Más allá de su arrastre histórico en la clase media y alta del país, el voto amplificado hacia Lasso guarda relación directa con el poderoso “sentimiento” anti Correa que se ha reforzado en los últimos años mediante operaciones de persecución y criminalización mediática. Lasso ha sacado partido de este ataque simbólico prolongado que ha achicado la capacidad de influencia de la “Revolución Ciudadana”.

El “correísmo” y la campaña antivenezolana de alcance hemisférico ha creado un clima de miedo sumamente efectivo, a tal punto de lograr desviar la atención del país sobre sus principales problemas de endeudamiento, crisis económica y desbordamiento de la pandemia.

VARIANTES
ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.