Toma de posesión de Pedro Castillo como nuevo presidente de Perú. (Foto: RTVE)

Dignidad y unión nacional en la asunción de Pedro Castillo

El profesor de escuela rural y líder sindical del magisterio, Pedro Castillo, se juramentó ayer 28 de julio en un acto que fue significativo por la celebración de los 200 años de la declaración de independencia del Perú. Tanto su discurso de cambio como su procedencia popular y andina han desatado reacciones racistas de las élites y las clases aspirantes.

Algunas frases:

  • “Esta vez hay un gobierno del pueblo que ha llegado para gobernar con el pueblo y para el pueblo”.
  • “El orgullo y el dolor profundo del Perú corre por mis venas. Soy hijo de este país fundado en el dolor de mis antepasados. La historia de este Perú tan silenciado es también mi historia. Quiero que sepan que tienen mi palabra: no los defraudaré”.
  • “Uno de los desafíos pendientes que como República mantenemos es el del reconocimiento de la diversidad cultural en la formulación de las políticas públicas”.
  • “Revisaremos toda la legislación sobre corrupción, la tipificación de los delitos vinculados a ella y las sanciones impuestas en el código penal para reforzarlas, tanto en lo referente a los funcionarios públicos, como a las empresas y empresarios nacionales y extranjeros implicados”.
  • “Ningún peruano debe hacer colectas, denigrarse en programas de espectáculos o mendigar por atención en su salud o para tener una pensión digna. La Salud y Pensiones serán universales y con una cobertura digna”.
  • “Convoco a todos los hombres y las mujeres del Perú sin distingos de ninguna naturaleza, para decirles que ahora es el tiempo de la reconstrucción de la unidad nacional.”

Un paso histórico: Realizó un recorrido histórico desde la caída del incanato, pasando por el virreinato y los gobiernos republicanos, que “defraudaron” a la ciudadanía, resaltando que era la primera vez que Perú sería gobernado por un campesino, una persona que pertenece a los sectores oprimidos durante tantos siglos.

Castillo tomará juramento simbólicamente y lo hará oficialmente al Consejo de Ministros en la Pampa de Quinua, donde el Ejército de El Libertador Simón Bolívar, comandado por el mariscal Antonio José de Sucre, libró la batalla de Ayacucho, que terminó con el poder colonial en Perú y toda América del Sur.

El crisol de los retos: Su partido, Perú Libre (PL), solo contará con 37 de los 130 congresistas y la oposición, encabezada por Fuerza Popular de Keiko Fujimori, ha anunciado confrontación, por lo que será cuesta arriba lograr consensos ante los retos que impone el declive del capitalismo global acelerado por la pandemia.

La gran inestabilidad política ha hecho que país tuviera cuatro presidentes en los últimos tres años. El espectro ideológico de su gobierno, vital para cumplir con su promesa de cambiar la Constitución, depende del apoyo de PL y del de Juntos por el Perú, de Verónika Mendoza, entre otros.

La lucha contra la covid-19 que, junto a la indolencia neoliberal en Perú, ha causado la mayor tasa de mortalidad per cápita del mundo.

Aunque en los últimos años la economía peruana ha sido una de las más dinámicas en América Latina, un 30% de la población vive en la pobreza y un 70% de quienes trabajan lo hacen en la economía informal.

Por qué es importante: Además de la unidad, el nuevo gobierno precisa profundizar en la organización popular para que los sectores víctimas del modelo neoliberal garanticen la irreversibilidad de los cambios que se alcancen.

El establishment, conformado por sectores económicos, partidos de derecha y medios hegemónicos mantendrá la búsqueda de la inestabilidad y la antipolítica, presionando para defender sus privilegios y creando crisis recurrentes para llevar a Perú hacia un punto de quiebre. Castillo deberá articular iniciativas de integración regional, resistir los embates de la derecha interna y transnacional y enfrentar las dificultades de un país que ha sufrido el despojo colectivo y una institucionalidad corrompida.

ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.