Cartel de apoyo a la liberación de Alex Saab en Caracas, capital venezolana. (Foto: AP)

Washington ataca el diálogo con la extracción de Saab

Sin notificación ni conocimiento de su defensa, que califica el procedimiento de “completamente ilegal y violatorio del derecho internacional”, el diplomático y empresario venezolano Alex Saab fue extraído de la República de Cabo Verde a Miami el pasado sábado en un avión del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El abogado, José Pinto Monteiro, declaró que además el nuevo secuestro viola el derecho interno del país africano y que pronto apelarán la decisión.

Secuestro, no extradición: El mismo día de la extracción, cuatro expertos independientes de la ONU enviaron a las autoridades de Cabo Verde una carta expresando alarma por las graves y persistentes violaciones cometidas contra Saab, entre las que menciona torturas, tratos inhumanos y degradantes, así como arresto arbitrario.

La primera captura ilegal, que desencadenó el secuestro de 491 días, fue durante un reabastecimiento de combustible en junio de 2020 mientras su avión se encontraba en tránsito hacia Irán.

El evento sucedió un día antes de las elecciones presidenciales caboverdianas en las que el partido de gobierno, Movimiento por la Democracia, sabía que perdería el poder frente al izquierdista Partido Africano de la Independencia de Cabo Verde, con altas posibilidades de revertir las violaciones a la Convención de Viena.

Juicios, prejuicios y vicios: Fue sancionado por el Departamento del Tesoro estadounidense en julio de 2019, acusado de supuestos “contratos sobrevalorados” y de permitir que el presidente Maduro se “beneficiara significativamente” de la importación y distribución de alimentos a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) hasta llegar, al menos, a siete cargos.

Según Nicole Navas Oxman, portavoz del Departamento de Justicia, la supuesta extradición de Saab se “llevó a cabo en pleno cumplimiento de todas las leyes y fallos judiciales pertinentes de Cabo Verde”, pero el gobierno venezolano asegura lo contrario. Cabo Verde no posee tratado de extradición bilateral con la nación norteamericana y desconoció una decisión vinculante de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) en contra de todas las acciones ejecutadas.

Algunas reacciones: Había sido designado como representante permanente de Venezuela en las negociaciones con la oposición, que se llevan a cabo en México desde agosto, por lo cual la delegación del gobierno no asistió a la ronda de diálogo que iniciaría ayer, señaló Jorge Rodríguez, jefe negociador del Ejecutivo, en un comunicado.

El presidente Maduro declaró ayer que “el gobierno de Estados Unidos sabía que, secuestrando a Alex Saab, le metía una puñalada mortal a los diálogos y negociaciones de México, lo sabía y actuó. No quieren diálogo, no quieren paz para Venezuela. No quieren democracia y avances para Venezuela”.

Por su parte, la “Plataforma Unitaria” del antichavismo afirma que asistieron al encuentro establecido, y la situación (secuestro) de Saab “no puede ser un motivo para suspender el diálogo establecido”. Aseguran que: “Ninguna persona es más importante que todo el Pueblo Venezolano”.

Por qué es importante: El ataque a la estabilidad del país y al desarrollo de las negociaciones se produce en momentos en los que la situación en Venezuela se ha tornado relativamente tranquila y la mayoría del antichavismo ha aceptado medirse en las elecciones regionales y municipales del próximo 21 de noviembre.

Estados Unidos cree que puede obtener confesiones sobre el sistema de defensa económico y financiero establecido por Venezuela para evadir el cerco multidimensional establecido.

La acción hace recordar al Plan Cóndor y sus intercambios de opositores secuestrados y a los traslados, sin leyes ni fronteras, de sospechosos que luego fueron torturados, desaparecidos o depositados en Guantánamo luego del 11S.

ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.