La sociedad colombiana ha rechazado el proyecto con su presencia en las principales ciudades. (Foto: The New York Times)

La reforma tributaria de Iván Duque, contra las cuerdas

En un mensaje en vivo este domingo, el presidente de Colombia, Iván Duque, pidió al Congreso de su país que retire el polémico proyecto de reforma tributaria que había presentado su gobierno y que había desatado fuertes protestas.

“Le solicito al Congreso de la República el retiro del proyecto radicado por el Ministerio de Hacienda y tramitar de manera urgente un nuevo proyecto fruto de los consensos y así evitar incertidumbre financiera”, dijo Duque, quien pidió además tramitar una nueva reforma.

Contexto: El mandatario colombiano vuelve a lidiar con otra grave crisis política en lo que lleva de período. Esta vez, mediante una conmoción social con rasgos claros de estallido.

  • A mediados de la pasada semana fue convocado un paro en rechazo a la reforma tributaria impuesta por el mandatario. Las movilizaciones resultaron masivas en grandes y pequeñas ciudades colombianas. Se registraron cierres de vías y actos de violencia, tanto de manifestantes como del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de la Policía Nacional.
  • Diversas fuentes señalan que las protestas fueron infiltradas en buena medida, para que desembocaran en violencia contra la propiedad y seguidamente legitimar la actuación policial y el decreto de toques de queda en ciudades como Cali.
  • También los registros audiovisuales en redes sociales dan cuenta del uso de fuerza brutal y desproporcionada por agentes del ESMAD y hay datos cruzados sobre muertes, detenidos sin saberse su paradero y número de heridos, buena parte de ellos mediante el uso de armas de fuego. La cuenta oficial de muertes según el gobierno de Colombia es de 6 personas.
  • La red social Twitter eliminó un tweet del expresidente Álvaro Uribe cuando este instigó el uso de armas de fuego por policías y militares contra manifestantes.

En profundidad: La reforma tributaria de Duque proponía una aplicación de Impuesto al Valor Agregado (IVA) que es de 19% en Colombia, a los ya costosos servicios de luz, agua y gas, además de un impuesto a la renta a personas que ganen un sueldo mensual de más de US$663, en un país donde el salario mínimo es de US$234.

  • La medida tenía como objeto recaudar recursos para teóricamente “sostener programas sociales” en plena pandemia.
  • Sin embargo, las grandes fortunas de Colombia apenas tendrían un recargo adicional entre 1 y 2% como parte de la reforma.

Por qué es importante: El desarrollo de los eventos en Colombia ilustran varias situaciones simultáneas. La viabilidad política de las medidas neoliberales pierde cada vez más asidero en Colombia, esto pese a las grandes promesas y ofertas políticas que ha hecho la clase partidista dominante y la manera en que atizan contra “el populismo” y la izquierda.

  • Los hechos en Colombia desnudan las incongruencias de la llamada “comunidad internacional”. Sirva como dato que el pasado viernes, cuando se registraban asesinatos y abusos policiales en Colombia, el Secretario General de la OEA Luis Almagro se pronunció solo para apuntar contra el gobierno de Venezuela en una conferencia en línea con opositores venezolanos, sin hacer mención alguna de la crisis en la nación neogranadina.
  • Ahora muchos manifestantes en Colombia, lejos de celebrar el naufragio de la reforma tributaria, piden la renuncia de Iván Duque, acentuando las posibilidades de que la situación se prolongue.
VARIANTES
ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.