Un venezolano ejerce su derecho al voto. (Foto: Medios / Archivo)

La UE confirma que observará las megaelecciones del 21N

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela ha invitado a la Unión Europea (UE) a sumarse al grupo de observadores internacionales que acompañarán los próximos comicios regionales y locales que se celebrarán el 21 de noviembre en el país.

El Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, ha confirmado que la Misión de la UE “hará una evaluación técnica independiente de todos los aspectos del proceso electoral y propondrá recomendaciones para mejorar las elecciones futuras”.

Detalles: La jefa de la Misión de la UE será la europarlamentaria socialista Isabel Santos, quien liderará el grupo de 11 expertos observadores electorales que llegarán a Caracas en octubre y se unirán al resto de observadores que se desplegarán por el resto del país. La Misión permanecerá en Venezuela hasta que finalice el proceso electoral y emitirá un informe sobre la celebración del mismo. El acuerdo firmado entre el CNE y la UE garantiza la libertad de expresión y de movimiento de los observadores europeos.

Declaraciones: El propio Borrell ha dicho que se trata de un evento electoral “sin precedentes, con la concurrencia de la mayoría de las fuerzas políticas por primera vez en los últimos años, para elegir a más de 3.000 representantes regionales y municipales en Venezuela”.

Isabel Santos, por su parte, ha declarado que espera trabajar con las autoridades estatales, partidos políticos, candidatos, organizaciones de la sociedad civil y otras partes interesadas, “con el objetivo de defender los valores democráticos y promover un proceso creíble, inclusivo y transparente. Me honra que se me haya confiado la responsabilidad de dirigir esta importante Misión de Observación Electoral de la UE, la primera misión de este tipo en Venezuela en muchos años”.

Sin embargo, los sectores más radicalizados del antichavismo han criticado la decisión defendiendo el gastado argumento de la “legitimación al régimen”. Se trata de sectores que históricamente han apostado a la desestabilización como vía para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro y han solicitado se activen mecanismos de intervención extranjera directa contra el país, pues de lograrse el normal desarrollo del calendario electoral con la presencia de la UE que “validaría” internacionalmente los resultados, estos sectores contarían una nueva derrota política frente al grupo de países europeos que apoyó en gran medida su discurso, el reconocimiento del gobierno fake y la aplicación de sanciones como otro mecanismo de chantaje.

Por qué es importante: La construcción hacia un nuevo ciclo político en el país, donde todos los sectores han tenido que plegarse a los procesos democráticos electorales, se consolida a partir de las negociaciones en México entre el Gobierno Bolivariano y las oposicioes, escenario clave donde el avance en los acuerdos se refleja en el anuncio del CNE y la confirmación de la UE de sumarse como observadores de las próximas elecciones, en este punto destaca el esfuerzo del gobierno por encausar la ruta pacífica y desactivar la abierta agenda golpista que impulsa la oposición extremista desde la asunción de Maduro al poder.

La UE no ha estado presente en Venezuela con una Misión de Observación Electoral durante los últimos 15 años, por lo que la declaración de asistencia podría evidenciar la disposición del bloque de países a reconocer no solo los resultados que se deriven del proceso, sino la legitimidad del gobierno de Maduro y, por consiguiente, el abandono a la autoproclamación de Juan Guaidó como “presidente interino”.

ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.