Nicaragüenses celebran la victoria del sandinismo. (Foto: Agencias)

Daniel Ortega vence en elecciones en Nicaragua

Se llevaron a cabo en absoluta tranquilidad ayer domingo. El actual presidente constitucional, Daniel Ortega, aspiraba a un quinto mandato de cinco años y cuarto consecutivo.

El pasado 31 de octubre tomaron posesión las 13 mil 459 Juntas Receptoras de Votos (JRV) nombradas con el consenso de las organizaciones participantes en la justa electoral. Destaca la disposición, por ley, de la igualdad de género para la conformación del Consejo Supremo Electoral (CSE) con siete magistraturas ocupadas por cuatro mujeres, incluida la presidenta de ese poder, Brenda Rocha.

Así mismo ocurrió con las candidaturas para la fórmula presidencial y en las listas de aspirantes a diputados, tanto al Legislativo como al Parlamento Centroamericano.

El sandinismo resulta vencedor:

  • Además de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, liderado por Ortega y Rosario Murillo, participaron otras seis organizaciones partidistas, dato que han ocultado los carteles mediáticos.
  • Con el 49,25 % de las 13.459 JRV escrutadas, Ortega fue reelegido con el 74,99 % de los votos, según datos oficiales del primer informe divulgado hoy por el CSE.
  • En segundo lugar se ubica el candidato Walter Martínez (PLC), con un 14,4 % de los votos. Le sigue Guillermo Osorno, del CCN, con el 3,44 % de los votos.
  • Más de 4,4 millones de nicaragüenses estaban habilitados para elegir a su presidente y vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).
  • Precisó el CSE que en la jornada electoral participó el 65,34 % de los nicaragüenses aptos para votar.

Estados Unidos y la Unión Europea al acecho: “La elección que el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, orquestaron hoy fue una elección de pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática”, dijo ayer el presidente estadounidense Joe Biden luego del cierre de las urnas.

En el comunicado señaló al líder sandinista de amañar el resultado “mucho antes del día de las elecciones” al “encarcelar” a 39 figuras de la oposición, incluidos siete aspirantes a candidatos presidenciales, y “bloquear partidos políticos”.

Amenazó con que “utilizará todas las herramientas diplomáticas y económicas a (…) disposición para apoyar al pueblo de Nicaragua y hacer responsables al gobierno de Ortega-Murillo y a quienes facilitan sus abusos”.

El Senado estadounidense aprobó recientemente el proyecto de Ley Reforzar el Cumplimiento de Condiciones para la Reforma Electoral en Nicaragua (RENACER, por sus siglas en inglés)propugnada por el senador demócrata Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

“La Ley RENACER solidificará el compromiso de Estados Unidos con el pueblo de Nicaragua y nuestra visión absoluta que Daniel Ortega y Rosario Murillo no tendrán ningún derecho legítimo al poder después de la pseudo-coronación de su dictadura dinástica la próxima semana”, declaró.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, desde Lima, declaró: “Más me preocupa Nicaragua, que hay elecciones que son completamente un fake (farsa). Allí no vamos a mandar ninguna misión de observación electoral porque el señor (presidente, Daniel) Ortega ya se encargó de encarcelar a todos los opositores políticos que se presentaban a las elecciones”.

Por qué es importante: Es histórica la injerencia de Estados Unidos sobre Nicaragua, aun cuando el gobierno sandinista mantiene cifras macroeconómicas e indicadores sociales que distan de los trágicos números que presentan los países alineados al estamento neoliberal impuesto por Washington.

Las acciones de desinformación, bloqueo y persecución contra el país centroamericano , que ya han empezado y se asemejan a las operadas contra Venezuela, pudieran acelerar acciones para un cambio de régimen. Solo la resistencia popular y la unidad estrecha con aliados fuera de la unipolaridad permitirá mantener la paz interna y consolidar logros sociales.

ASOCIADO
Instituto Samuel Robinson para el pensamiento original.
Caracas. República Bolivariana de Venezuela. 2021.

© Copyright. Todos los derechos reservados.